Aliadas peligrosas

  • 0

Las chimeneas, aliadas peligrosas

Ahora que el invierno parece estar asentándose en nuestros hogares, la chimenea idílica inunda nuestras mentes. Son tan imprescindibles en estas fechas que podemos encontrar hasta documentales en Netflix con chimeneas como protagonistas. Enigmática, cuánto menos la combustión de la leña, el olor… nos atrapa y podemos pasar largos minutos mirando como arde.

Pero no deja de ser una combustión, no es tan diferente al humo de los coches o el humo del tabaco. La combustión de la leña termina por originar también compuestos cancerígenos o simplemente tóxicos. Partículas finas que empeoran los síntomas de asma e incluso alteran el ritmo cardíaco en personas vulnerables.

De hecho, niños que viven en hogares con chimeneas tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades respiratorias. Y en ocasiones un mal funcionamiento puede provocar situaciones como la aparición del monóxido de carbono. Este gas se libera cuando la combustión es incompleta. Más de 150 personas mueren al año debido al envenenamiento por CO.

Con esto no queremos romper la relación idílica entre la chimenea de leña y el invierno, pero si recordar que debemos cuidar nuestra salud y si está en nuestra mano evitar una exposición continuada y prolongada en el tiempo.

Aún así, siempre nos quedará Netflix y su documental sobre la combustión, tendremos el sonido característico de la leña ardiendo y la imagen eclipsante. Eso sí para encontrar el calor tendremos que buscarnos otras alternativas.

Os dejamos con algo de bibliografía científica:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17127644