Sistema de taxis autónomos, ¿una realidad cercana?

  • 0

 Waymo

La apuesta de Google en coches autónomos

Ni taxistas, ni Uber ni Cabify, los coches autónomos ya están aquí. Desde 2009 Google tiene en marcha el proyecto Waymo. Casi una década después tiene bastante que contar. Waymo es el proyecto con el cual Google investiga y desarrolla coches autónomos. El proyecto inicialmente contaba con 15 ingenieros, hoy día superan la centena.

No es fácil conseguir desarrollar una tecnología tan complicada, pero Google va muy enserio con su proyecto de coches autónomos. Situado en cabeza y muy lejos de otros competidores que intentan probar en este sector. El pasado mes de mayo publicaban los kilómetros que hasta el momento habían recorrido los vehículos de Waymo. El resultado es de 2,5 millones de kilómetros, frente a los 400.000 kilómetros de la competencia.

Esto es una ventaja inmensa, todos esos kilómetros son datos e información fundamental para el desarrollo y la mejora del software. Esta diferencia se basa en su mayoría por el programa puesto en marcha por Waymo, “Early Rider”. Cualquier usuario de Phoenix o los alrededores – realizan pruebas hasta en 25 ciudades de EE. UU- puede viajar gratuitamente en un vehículo autónomo. Estos ‘nuevos taxis’ los lleva a rutas predeterminadas, colegio, trabajo, gimnasio…

Una flota de 600 vehículos que aspira a convertirse en 80.000 gracias a nuevos inversores. Waymo viaja sin miedo para convertirse en el primer servicio de taxis autónomos del mundo. Aunque las pruebas testadas con usuarios aún tienen en su mayoría por motivos de seguridad un trabajador de la empresa, en sitios como Arizona ya se permite el trasporte sin ninguna supervisión.

Su objetivo es tener circulando continuamente los vehículos. Harán breves descansos en los que se harán revisiones y calibrarán previamente a su salida por carretera. Google ha anunciado que a finales de este año saldrán oficialmente vehículos Waymo y estrenará en EE. UU su servicio comercial.

Los coches autónomos y su utilidad en el sector del taxi es ya una realidad, sólo es cuestión de tiempo y adaptación.

Estos vehículos, aunque desarrollan un sofisticado software deben ser 100% seguros. Otros vehículos del estilo como Uber han provocado accidentes mortales que les ha hecho dar un paso atrás en la apuesta por el vehículo autónomo. Los vehículos de Waymo no han presentado accidentes de grandes envergaduras, pero tampoco están exentos de ellos.

Su tecnología es casi infalible, pero aún se ven involucrados en accidentes causados por terceros. Sin ir más lejos, un vehículo Waymo se veía involucrado al ver como un coche accidentado se cruzaba de carril chocando entre ellos.

Además, no es oro todo lo que reluce. Otros conductores que se cruzan con estos vehículos de prueba se encuentran realmente molestos ante la indecisión de estos vehículos. Waymo se detiene en las intersecciones, aun cuando no hay peligro aparente, parece que estos giros le resultan más complicados que a un conductor humano. Incluso se detienen en algunas señalizaciones provocando atascos hasta que el coche termina de resolver la situación. Está claro que la inteligencia artificial (IA) de estos vehículos aún tiene camino por aprender. Este tipo de situaciones las resuelve de una forma mucho más rápida un conductor humano, e incluso con simples miradas o gestos entre conductores.

A estos problemas se le suman el lenguaje no verbal, conductor-peatón. Un coche con IA desconoce la reacción del peatón, un conductor humano reconoce cuando el peatón puede terminar por cruzar inesperadamente. Normalmente, los adolescentes cruzan de forma más imprudente que por ejemplo un adulto con un menor.

El futuro avanza pidiendo que nos despidamos de nuestros vehículos personales y terminemos por desplazarnos de una forma más rápida y autónoma reduciendo además la contaminación. Seguiremos como siempre muy de cerca como evolucionamos con el uso de esta tecnología, y si termina finalmente por implantarse de forma accesible y segura. ¿Qué opináis sobre el tema?